Mucho hemos hablado en nuestro blog de los colchones y somieres en Bilbao, pero hasta el momento hemos hablado muy poco de otro de los elementos esenciales para disfrutar de un buen descanso: La almohada. Hace algún tiempo te dimos unas pautas, muy genéricas, sobre la altura ideal que debe tener tu almohada atendiendo a  la postura que adoptas para dormir.

En esta ocasión, al igual que hemos hecho también con los colchones y somieres en Bilbao, queremos presentarte algunos de los materiales con los que habitualmente están rellenas las almohadas que utilizamos en nuestras camas. Las almohadas más comunes son las que están rellenas de una fibra de poliéster cardada y ahuecada, Suelen ser algo duras, pero es un problema que se soluciona fácilmente sacando parte del relleno.

Otro material muy frecuente en las almohadas es la gomaespuma. Ya sea en una única pieza o en pequeños pedacitos. En el primer caso, es probable que tardes algún tiempo a la dureza de la almohada, pero en una almohada de gomaespuma no se puede modificar. Es la causa de que muchas personas no se adaptasen a las almohadas cervicales.  

Un relleno muy clásico de las almohadas es la pluma. Es un soporte que proporciona poca sujeción aunque son muy transpirables lo que se agradece especialmente en verano.

Tanto los rellenos de látex o de viscoelástica se adaptan perfectamente a la forma y postura del cuerpo, aunque como ocurre con las de gomaespuma no todo el mundo se adapta a ellas.

Siempre es recomendable probar una almohada antes de comprarla. Ven a las Colchonerías EV Pikolin Premium y podrás probarlas todas hasta dar con tu almohada ideal.