Continuando con el hilo de nuestro anterior post, nos gustaría aprovechar nuestra experiencia en la venta de colchones y somieres en Bilbao, para seguir contándote más aspectos en los que debes fijarte a la hora de adquirir un colchón hinchable.

El material con el que está elaborado el colchón es un aspecto muy importante y por el que te recomendamos informarte. Aunque la mayoría de las camas hinchables están elaboradas a partir de plástico, presta atención al grosor que tiene ese material y con qué está cubierto. Cuanto mayor sea el grosor del plástico con el que está fabricado el colchón, más difícil es que sufra un “pinchazo” y se deshinche, lo que es muy importante si el colchón va a estar en una tienda de camping o una furgoneta.

También es importante la tela que suele recubrir ese plástico. Muchos colchones hinchables llevan una especie de felpa para que el colchón resulte más suave y agradable al tacto. Comprueba la calidad de esta tela y si está reforzada por los extremos.

Si tienes pensado usar el colchón hinchable para utilizarlo como cama cuando tengas visitas, decántate por uno que tenga una altura mínima de 20 centímetros. Es una cuestión de comodidad aunque en ningún caso debes confundir altura con robustez. Puedes acudir a una tienda de colchones y somieres en Bilbao y encontrarte con un colchón hinchable muy alto y aparentemente consistente y que sin embargo se hunda al mínimo peso. No es cuestión de altura sino de la cantidad de aire y su sistema para retenerlo y que no se desinfle.

Si tienes dudas a la hora de comprar un colchón hinchable, ven a vernos. En Colchonería Ev podemos asesorarte para que adquieras el que mejor se adapte a tus necesidades y usos, al mejor precio.